Como todos habréis leido ya, el MWC está ya muy cerca y ahí es donde conoceremos casi toda la gama alta del presente año, pero parece que LG quiere ir a por todas este año, y se ha adelantado a todos sus rivales. Conocemos muchos detalles del próximo LG G6 que intentará tener el mismo éxito que tuve el LG G2 en su momento.

El pasado año, LG lo intentó todo con el LG G5 pero a decir verdad fue una apuesta algo arriesgada y no cuajó. Este año parece que desaparecen en el LG G6.

LG G6: resistencia al agua y cuerpo metálico

A estas alturas y a un mes del MWC, ya conocemos el aspecto exterior del próximo buque insignia de LG, e incluso suponemos muchas de sus especificaciones técnicas.

Cuando vemos un móvil, lo primero que nos llama la atención es su aspecto físico. En este caso, todo parece que dejan atrás los materiales utilizados en su G5 y pasan a una estructura metálica.

Como dijimos antes, LG dejará los módulos de lado y parece que quieren hacer énfasis en la resistencia al agua, una característica cada vez más habitual en terminales de gama alta y que no habíamos visto en LG hasta ahora.

Por otra parte, esta nueva característica podría afectar a la posibilidad de extraer la batería, algo que LG defiende mucho.

Las imágenes dejan ver las esquinas de la pantalla, que será redondeadas y la verdad es que eso, junto con los marcos tan ajustados en los laterales y en la parte superior, hacen que sea un terminal bastante bonito.

Suponemos que con todos esos cambios y mejoras en la pantalla, obtendríamos un ratio de pantalla muy superior a la media del mercado, además de tener un smartphone con un formato 18:9. Esto quiere decir que tendremos una pantalla más alta pero igual de ancha, consiguiendo así más píxeles sin afectar a la ergonomía del diseño. Gracias a esto, será más cómodo agarrarlo aún teniendo una diagonal grande.

LG se conformará con el 821

Aunque el diseño nos ha parecido muy acertado empiezan a surgir algunas dudas sobre el procesador que montará y es que al parece el Galaxy S8 se llevará la exclusiva del Snapdragon 835 durante un tiempo (al menos hasta el S8).

El LG G6 se quedará sin la posibilidad de integrar el Snapdragon 835. En su lugar, LG tendría que recurrir al Snapdragon 821, un procesador que mejora sustancialmente al Snapdragon 820 que monta el LG G5. De ser eso cierto, este LG G6 tendrá una desventaja en rendimiento comparado con su principal rival.

Más información | Twitter