mde

Hemos tenido la ocasión de probar un patinete eléctrico de la empresa Olsson and Brothers, de la que os hablamos hace poco tiempo,más concretamente, el modelo Olsson Stroot B8 Fluor. Si estás pensando en los patinetes eléctricos que cada vez vemos más por las calles, olvídalo, este, podría pasar delante tuya, sin que te des cuenta que es un patinete eléctrico, ya que su apariencia es la de un patinete típico de los que usan los niños.

El patín viene en una caja ajustada a su tamaño, con lo que no abulta mucho y con las características principales a la vista y claras. Una vez sacado, en nada, lo tendremos listo, ya que no hay que montar nada, sino simplemente desplegar el manillar e insertar los puños, eso si, la batería se recomienda cargarla, antes del primer uso.

Vamos a ver un poco sus características principales y luego pasamos a comentar un poco más a fondo, el diseño y funcionamiento del mismo.

Olsson Stroot B8 Fluor

  • Cuadro de Aluminio, Plegable
  • Suspensión integrada
  • Manillar ajustable en altura
  • Sistema de aceleración inteligente.
  • Tamaño de rueda 8″
  • Freno trasero
  • Acelerador activo por impulso (dispone de un sensor)
  • Potencia del motor 150W
  • Tiempo de carga 180 minutos aproximadamente
  • Velocidad máxima 15km/h
  • Carga máxima 80kg
  • Autonomía hasta 10 km (puede variar en función del tipo de Uso).
  • Batería de litio-ion recargable 22v, 2600 mAh
  • Peso del equipo 7,9 kg, superligero
  • Pendiente máxima 5º
  • Doble cierre de seguridad.

El diseño es bonito y está muy bien construido, dando buenas sensaciones de robustez. El peso, no es excesivo y plegado, no resulta difícil de transportar.

Como podemos ver, el aspecto es de un patinete normal y claramente está orientado a un público joven, ya que su carga máxima es de 80Kg. Algo que llama la atención, es que para ser un patinete eléctrico, lo primero que vemos es que no tienen acelerador y la manera de ponerlo en marcha, es a la forma tradicional, dando empujón con el pie.

Funcionamiento

El corazón de este Olsson Stroot B8 Fluor, es una bateria de 22v, 2600 mAh, con una fuerza de 150W, que tardaremos alrededor de 3 horas en cargar completamente, para ello habrá que conectar el cargador suministrado, en la parte inferior del patín y esperar a que la luz roja del cargador, se ponga verde. En el patín no tenemos indicador. Para su funcionamiento, deberemos apretar el botón rojo de su parte inferior, con lo que escucharemos un pitido, que nos indica que está en marcha.

Como ya hemos comentado, este patinete carece de acelerador, con lo que deberemos darnos impulso a la manera tradicional, para que el patín mediante un pitido, nos indique que ya arrancó su motor y ya podremos subir el pie y emprender la marcha sin esfuerzo.

Según indica el fabricante, con un primer impulso lograremos una velocidad de 7km y con un segundo impulso de hasta 15km.

Tendremos la opción de ajustar el manillar en tres posiciones de altura, para poder adecuarlo a las necesidades del usuario.

El freno, en este caso también es de lo más tradicional, y se trata de la típica “palanca” que deberemos pisar con el pie, para ejercer presión en la rueda trasera y de esta manera reducir la velocidad, que una vez baje de los 4km, hará que escuchemos otro pitido, indicando que el motor deja de funcionar.

Las ruedas son de 8 pulgadas y macizas, lo que con ese tamaño, facilita un poco la absorción de baches, además dispone de un amortiguador trasero que hace más cómoda su conducción.

En la calle, conclusiones

Al tratarse de un patín, que mejor que probarlo en su entorno, la calle, y para ello he tenido la colaboración de la más pequeña de la casa y la más experta en estos vehículos.

Si en un principio parece no tener complicación en su funcionamiento, en la práctica, nos hemos encontrado que o no hemos sabido hacerlo o solamente tienen una velocidad.

Si, que con un primer impulso se pone en marcha, pero no hemos notado que dando un segundo, se logre mayor velocidad, además, tampoco se escucha ningun pitido que así lo indique, como en la primera marcha.

La velocidad es buena, el patín se desliza correctamente, pero si que en ocasiones incluso dando otro impulso, se ha llegado a parar, sin una razón aparente. Al final del articulo podrás ver un pequeño vídeo del funcionamiento.

Este patinete está pensado para andarlo en pistas o carriles lisos, sin muchas pendientes, ya que en el momento que subamos una cuesta, la velocidad disminuye, esto hace que el motor deje de funcionar, con lo que deberemos impulsarnos como si de un patín normal se tratase. Su autonomía es de 10km, dependiendo del uso, pero suficiente para dar un buen paseo.

El freno, aquí sí que debemos dar un toque de atención, el freno de este patín, está pensado para un patín tradicional, en el que por sí solo, en el momento de dejar de dar impulso, se va frenando, pero en este caso, tenemos un motor que empuja constantemente hasta no bajar de cierta velocidad, y con este freno, cuesta, pero mucho.

El freno de este patín, está situado en la parte trasera al estilo de un patín tradicional. Al activarlo con el pie el se va frenando, debemos pisar generosamente para conseguir una frenada en seco. Como complemento de ayuda a la frenada, pudiera estar bien que en futuros modelos incorporasen un freno tipo bici, en el manillar, con algún sistema de pinza o zapatas, que ayudarían en la frenada.

He de decir, que no me resistí a probarlo y aun sobrepasando levemente los 80kg, el patín funciona correctamente, con lo que si eres un adulto de menor peso, no tendrás problema en usar este Olsson Stroot B8.

Otro aspecto a mejorar es la pata de apoyo, si bien es un detalle el que la incorpore, esta, debería estar un poco más inclinada, ya que la posición en la que deja el patín es muy vertical, llegando a caerse en ocasiones hacia el otro lado, siendo más práctico, apoyarlo sobre la propia pata sin desplegar.

rhdr

En definitiva, aparte del aspecto del freno y del apoyo, este Olsson Stroot B8 Fluor, es un patín con el que los chavales disfrutaran de las ventajas que proporciona la ayuda eléctrica, a la vez que el manejo es sencillo y no difiere mucho del de un patín tradicional. Siendo ligero, manejable y fácil de transportar, algo a tener en cuenta si lo queremos llevar en nuestras vacaciones.

Precio y disponibilidad

Este patín está a la venta en tiendas especializadas del sector y en su página web, donde podréis encontrar mas información a un precio de 189 euros, un precio un poco más elevado que la de un buen patín tradicional, pero contando con el motor eléctrico, con el que podemos “descansar” un buen tramo del trayecto.

Funcionamiento básico